Arquitectura tradicional: Viviendas y construcciones

Las vivienas tradicionales de estas tierras es un elemento más que nos recuerda a los modelos constructivos Sayagueses y Alistanos. Tienen influencia de ambos pero también elementos propios.

La casa suele construirse en el interior de la propiedad, tras pasar al corral, al que se accede por las puertas carreteras. También muchas casas se edifican sobre la calle, en este caso, solían contar a veces con un pequeño portal a la entrada, que sobresalía normalmete de la línea de la calle.

Tras la puerta de entrada a la vivienda que solían ser de muy pequeñas dimensiones accediamos a la "prazacasa" que es como se denominaba aquó a la estancia principal de la casa, desde la qeu se distribuía la vivienda. La "prazacasa" solía ser de igual tamaño o mayor que la cocina y en ella se solían dejar los aperos de labranza y cuantos utensilios propios de la vida rural fuera menester dejar en la vivienda. No se solí hacer vida en ella pues la cocina siempe fue el centro de la vida familiar en estas tierras.

A la cocina se accedía desde la prazacasa y era la estancia principal, donde se cocinaba, se comía, se calentaban, se pasaban las horas de charla y convivencia familiar, con los vecinos y amigos. La cocina se reducía a uno o dos escaños, a uno o ambos lados de la lumbre, que se prendía en una chumenea de tierra cuya campana comenzaba a la altura del techo de la estancia. A veces un pequeño horno de tipo árabe estaba incrustado en el hogar d ela cocina. Un par de vasares para la escasa loza existente, una camilla y un par de sillas como mobiliario, complementaban la cocina.

La sala era el dormitorio de la vivienda, en ella solia haber una o dos camas, tambien una o dos alcobas. En la sala se guardaban escasos baúles que contenían las pocas ropas con las que contaban las gentes del pueblo y también en ellos se guardaban las ropas de gala (manteos de carnaval, gabachas...) Desde la entrada se accedía al sobrado a través de una pequeña escalera.

El sobrado era una estancia diáfana donde se colgaban los chorizos para su curación tras la matanza y tambien donde se dejaban secar las patatas, las uvas...

Aunque algunas viviendas eran extremadamente humildes y no contaban con apenas más que con la vivienda, generalmente, también contaban con pajares, pocilgas, comederos, gallineros y pequeños corrales que completaban la propiedad de la vivienda.

Repartidas por el pueblo, ademas de las viviendas podemos observar otras construcciones como pajares, pocilgas y cocheras.

Paredes y Cortinas

Se trata de un elemento etnográfico propio de las comarcas de Aliste y Sayago y que aquí en Villaseco, vecino de ambas comarcas, también sucede. Sobre todo los alrededores de la población están repletos de pequeñas fincas cercadas que se conocen con el nombre de “cortinas” y que eran indispensables para la economía rural de subsistencia del siglo pasado, pues en ellas se sembraba forraje para el ganado, se encerraban las burras, las vacas… etc. También en zonas de monte se creaban extensas paredes de piedra para cercar fincas mayores ( de hasta varias hectáreas) donde se encerraba temporalmente el ganado. A estos encerramientos se les denominaba “cercados”.

Los elementos constructivos de dichas cercas son el “fincón” y el resto de piedras de relleno entre cada uno de ellos. Los rincones tienen una altura similar a la de la pared, son piedras anchas que se enclavan en el suelo y que se repiten cada metro aproximadamente. Entre cada uno de ellos se rellena el hueco con piedra de la zona (granito) hasta completar la pared. Este modelo constructivo es similar de algunos pueblos de la zona como Muelas del Pan y Villalcampo.
Fuentes

Existen cuatro fuentes dentro del casco urbano de Villaseco del Pan. La principal y de mayor importancia artística es la Fuente del Lugar, situada cerca de la entrada del pueblo, en una pequeña plazoleta que antaño fue el centro neurálgico de la vida local, pues la mayoría de los vecinos acudían a esta fuente a por el suministro diario de agua para las casas.
Está  construida con sillares de piedra granítica de la zona, con dos lajas horizontales que techan el interior del manantial. El agua rebosa de su interior hasta la altura de la calle, hasta hace algunos años de ella salía por un pequeño conducto el agua e iba a parar a un antiguo chafariz (el charil, como así lo llamaban) constituido también en piedra y que serbió para abrevar los ganados del pueblo. Es posible que su forma actual se construyera en el siglo XVIII ó XIX.

Además de esta fuente, la más importante de la población y de trabajada manufactura, existen otras tres fuentes en el casco urbano, que se construyeron en el pasado para aprovechar el agua de pequeños manantiales. Tenemos la fuente de la Poza, Fuente de los Allenaos y fuente del Prado, en estas dos últimas hay además dos grandes pilas talladas en piedra que servían antiguamente para que bebiera el ganado. Existen otras dos fuentes, una al natural, desprovista de construcción llamada Fuente del Peleín y otra de moderna construcción llamada Fuente de la calleja de los Cantos.

Palomares

Existen en el pueblo siete palomares en buen estado de conservación y las ruinas de otro más. Todos ellos son propiedad particular y solo alguno esta destinados en la actualidad a la cría de palomas.

En esta zona los palomares son cuadrados sin patio, suelen tener unos 40 metros cuadrados, hechos a base de piedra granítica de la zona,  con los tejados a un agua, que descansan entre la pared trasera (la más alta) y la principal (la más baja) donde se sitúa una pequeña puerta de entrada; suelen estar hecho de piedra y tapial y las esquinas del tejado llevan algún pico de piedra como adorno.. y en ellos se criaban palomas y pichones que contribuían a la alimentación y a la economía familiar. Una decena de palomares rodean la población y datan en su mayoría del siglo XIX.

La Fragua
Está situada en el centro de la población, junto al charil y es de propiedad particular. El edificio es una sencilla construcción de piedra típica del pueblo, con una pequeña ventana al exterior. En el interior se conservan aún los restos de la maquinaria de esta antigua industria.
Potones

Antiguamente había varios pontones hechos con lajas de pizarras que cruzaban los diferentes regatos y arroyos del casco urbano y el término. En la actualidad, en el casco urbano del pueblo solo quedan dos puentes de este estilo.

Ayuntamiento de Villaseco del Pan, C/Santa Eufemia S/N Cp: 49181, Villaseco del Pan - Zamora
Teléfono: 980 55 44 05 Fax: Correo electrónico: aytovillaseco@yahoo.es
Inicio de Página Accesibilidad Aviso Legal